Agua y Sol: Columna del Diario de León

Os dejo la columna diaria, publicada el pasado martes en el Diario de León.

Me levanto descansado. Pongo un pie en el suelo, luego el otro y me levanto. Todo mi ‘yo’ está bien menos mis piernas: me duelen y eso, el día de series, no es buen síntoma. Miro por la ventana y esta lloviendo… Que poco me gusta despertarme así pero es otro día en el paraíso y hay que aprovecharlo al 100%.

Desayunamos y nos ponemos rumbo a la pista de tierra de Kamarini. Por el camino nos encontramos a gente que corre en dirección opuesta ¿Por qué será? A escasos metros nos encontramos a un compañero aleman del Camp y nos cuenta que la pista está impracticable. Las lluvias torrenciales de la pasada noche han dejado la pista inundada, así que optamos por el plan B: nos vamos a la pista de tartán que el Camp de Lornah tiene para sus huéspedes, a escasos 3 kilómetros de donde nos encontramos.

Rober Aláiz - Haciendo series en Kamarini

Rober Aláiz – Haciendo series en Kamarini

Acabamos el calentamiento y sale el sol. Los dioses se alían con nosotros. Mis piernas empiezan a entrar en calor: un 4000m y 8x400m es el menú para hoy. Finalizo las series sin buenas sensaciones pero con buenos tiempos para la altitud en la que me encuentro. Soltamos de camino al Camp. Estoy cansado, hoy no voy a doblar, mejor una tarde de masaje y relax. Espero que mañana se me pase el dolor de piernas, aunque esto es el pan de cada día para el corredor de fondo. Aquí dicen mucho eso de “No Pain No Gain” o lo que es lo mismo “Sin dolor no hay Gloria”.

Vivimos en un mundo con muchos Dioses. Dioses a los que en la Edad Media los cristianos mataban en su nombre como excusas de causas banales y que ahora lo hace un grupo minoritario de fanáticos del grupo de Al Shabaab.

¿Qué habría pasado si el atentado contra el campus de la universidad Keniata hubiera sido contra una universidad del primer mundo?

Puede ser que como no haya ningún occidental de momento no interese, de momento podemos estar tranquilos. Hasta que llega. Igual que el Ébola miles de personas afectadas a miles de Kilómetros de nosotros, centenares de personas muriendo cada día pero como están lejos, como no existen, no interesa. Hasta que llega, cuando llega empezamos a especular y salta la alerta roja… Nos creemos que vivimos en una burbuja en una pompa.
En los últimos meses han muerto decenas de personas por parte de las milicias centroafricanas. Si las enfermedades, la pobreza, las hambrunas y la escasez de agua no fueran suficientes ahora, según el presidente de Kenia, hay una guerra abierta contra los Shebab vinculados a Al Qaida.

Compañeros de viaje

He llegado a la conclusión que la forma más segura para descubrir si ciertas personas te agradan o las odias es viajar con ellas – Mark Twain

En mi caso venía sobre seguro. Hoy os hablaré de los que tuvieron un viaje mas efímero. Villa, Sergio y Flecha, con los que hemos compartido una semana intensa, y cargada de momentos.

Llegaron un martes, día de series y para mí el más impactactante. Aún previo aviso de Jose, Berto y Samu el ver en una pista de tierra a más de 200 atletas, haciendo series de todo tipo (muchos de ellos medallistas Olímpicos, mundialistas y grandes maratonianos) es mágico. Los que saben de atletismo dicen que Haywardfield es “la pista”,creo que se ha creado un aura alrededor de ella demasiado comercial. Yo me quedo Kamarini: con una pista la cual no saben realmente su longitud, o su kilómetro más rápido y probablemente la que más y mejores atletas han corrido por el surco creado en la calle 1. Ellos al igual que yo en mi primer día, quedaron boquiabiertos, y también como yo no pudieron resistirse a hacer alguna serie al lado de los keniatas.

Rober Aláiz - Series en la pista de Kamarini, iten

Haciendo series en la pista de Kamarini

El miércoles sonó el despertador a las 3:30 de la madrugada para ir al parque nacional del lago Nakuru en el que vimos animales algo atípicos en España pero de los que aquí están muy acostumbrados. Cruzamos el Ecuador en una furgoneta a ritmo de Rock&Roll de los 90s mientras contábamos historias y nos deleitábamos con el paisaje. Bien podría ser la banda sonora de nuestro viaje.

El jueves fué día de Farlek y aún durmiendo casi 11 horas mi cuerpo cansado por el día anterior no pudo seguir los pasos de los dioses del fondo más de 14′. ¿Decepcionante ? No para mí, no en Kenya y no rodeado de sonrisas. Después de recuperar el aliento un par de minutos sin parar de ver pasar gente. Me enganche a uno de los pocos Mzungus que había en el grupo y acabe el entrenamiento con el corazón bombeando a toda velocidad.
Rober Aláiz - Farlek
El viernes después de una tirada larga por el ‘forest’ con mi compañero obstaculista Marvin Blanco y sus respectivos estiramientos, cogemos el Matatus (furgoneta) y visitamos al campo de operaciones de Federico Rosa (Camp de Nike) en un pueblo remoto, a 30 km de Eldoret. Aquí, muchos de los mejores maratonianos entrenados por el Gurú italiano nos recibieron y nos enseñaron el centro, una pena que él no estuviera; nos habría hecho mucha ilusión charlar con el Coach.

Ya en Eldoret fuimos a visitar el campo de bomberos de la ciudad, el cuál contaba con dos camiones donados por los EEUU de los años 80, el material muy básico y anticuado nos lo mostraba el bombero Leonés Eduardo Flecha. Nos hicimos unas fotos y este les dio unas camisetas del parque de bomberos de Valladolid en el que él trabaja. Cenamos el equipo español al completo con el jefe de bomberos y los conductores de los matatus en pleno centro de Eldoret y vuelta al campo de operaciones después de tomarnos unas Tusker.
Rober Aláiz - Parque Bomberos Eldoret

Nos despedimos a media noche de nuestros compañeros. A nosotros aún nos queda una semana por delante; a ellos, un viaje de más de 24 horas que comenzará con los primeros rayos de sol en un paraje que, al igual que a mí, les quedará marcado a fuego en la memoria.

Entrenando al amanecer

A las 6:15am ha sonado el despertador. Ayer se nos ocurrió la feliz idea de quedar a las 6:30 para rodar.

IMG-20150327-WA0033

Aún era de noche cuando nos dispusimos a dar las primeras zancadas, con párpados pegados y me costaba mucho trotar, no íbamos a menos de 5’30 el kilómetro y me encontraba ‘sin engrasar’. A medida que pasaban los minutos, el camino se nos hacia más favorable. En una gran cuesta hacia abajo nos distanciáramos Samu y yo de Berto y Jose.

Con la entrada de los primeros rayos parece que empezamos a calentar y a espabilar un poco. Mi reloj Nike ya marcaba 4’15 el kilómetro y empezaba a disfrutar con la salida del sol… Todos los niños con sus respectivos uniformes de las escuelas iban por el borde de los caminos gritándonos “how are you?”

Creo que es la única frase que conocen en ingles y dudo que sepan que significa. Pero cuando pasamos corriendo por su lado pronuncian esas palabras con una sonrisa en la boca que me vuela la cabeza.

Minuto 30, damos la vuelta por el mismo camino por el que hemos venido y ahora las cuestas son hacia arriba, lo que eran buenas sensaciones se tornan en negativas y la energía empieza a faltar. No me gusta nada rodar en ayunas, y mucho menos a las 6:30 de la mañana… Quien me mandaría a mí. Llegamos al camp tras parar en el minuto 54 y subir la gran cuesta hasta Lornah andando. Hemos completado otro entrenamiento estilo Kenyata,rodaje en ayunas mientras con la salida del sol. Cada vez les admiro más, son muy fuertes física y yo creo que sobre todo mentalmente.

Por la tarde completo el entreno con 40′ muy tranquilo y unos largos nadando en la piscina de Lornah. Ha sido un día muy gratificante y ya tengo ganas de que llegue mañana para volver a vivir nuevos momentos.

Iten, el hogar de los campeones

En Kenya todo va muy despacio… menos al correr. Podríamos decir que es la filosofía que se respira en esta zona del Rift Valley. Ya son casi 24 horas las que llevamos en el Training Camp de Lornah, y no hace falta más tiempo para darse cuenta que esto gira entorno a un concepto: CORRER. Los hoteles son “Camps” en los que todo tipo de atletas tanto amateurs como profesionales conviven varias semanas en armonía, unos con el objetivo de mejorar sus marcas personales, otros para preparar su maratón fetiche y la élite con la idea de sumar muchos kilómetros y hacer buena base para bajar a la altura del mar y reventar el crono. Iten, donde estamos viviendo, es un pequeño pueblo que gira entorno a los atletas profesionales que aquí viven. Hay una carretera que cruza el pueblo y a los lados de esta se amontonan tiendas del pequeño comercio y casas bajas hechas con materiales muy básicos.

Rober Alaiz - Iten

Iten y el Camp de Lornah


A las 7:30 ha sonado el despertador con el sonido característico de todas las mañanas. Pero no ha sonado donde todas las mañanas, abro los ojos y me quedo un rato contemplando el techo. Estoy un poco descolocado, tardo unos segundos hasta que mi mente se ubica de donde está. Han sido 10 horas de sueño muy profundo.
Miro a mi lado y veo a Samu aún durmiendo, estamos rotos del duro viaje, pero la ilusión de conocer a la gente de aquí, los caminos de arcilla roja que mancharan nuestras Nike y sobre todo por ir a la pista de Kamarini. Hoy es martes, día de series en Iten.

Desayunamos unas tortitas, un café con leche recién ordeñada y fruta. Descansamos un poco y tras 8 días sin dar una zancada me calzo las Pegasus 31 y salimos desde la puerta del Camp camino a la pista. Aquí… no sé explicarlo con palabras. Son las 9:20 de la mañana y ya hay mas de 200 personas haciendo series: series con clavos, en camiseta de tirantes y el cuchillo entre los dientes, series rápidas en grupos de 30-40 personas los más numerosos y con poca recuperación. Acabamos de rodar 40 minutos suaves a 5 min/km y no puedo solo mirarles, me uno a una de sus series; No se que tocaba solo me puse detrás y me limité a mirarles la suela de la zapatilla. Acabé mi entreno y ellos el suyo con un 600 en 1.39 casi todos sonreían, a mi se me salía el corazón por la boca. Primer día de la temporada de verano a 2400 metros de altitud y ya haciendo series…

Rober Aláiz - Series en Kenya

Probando a seguirles en un 600


Volvemos trotando a Lornah 2 kilómetros cuesta arriba que nos sirven para comentar la experiencia en la arena. Una vez visto lo de hoy, he decidido que voy a volver; aún no me he ido pero se que voy a volver.